El cacahuate y la diabetes.

Mucho se habla de los alimentos que debemos dejar de consumir o moderar su consumo cuando hemos sido diagnosticados con diabetes. Nuestra lista del súper y nuestra vida parecen llenarse de prohibiciones y marcas rojas pero podemos también voltear la moneda y aprender a elegir los alimentos que minimizan los síntomas de la diabetes y nos ayudan a controlar sus posibles complicaciones. Así podemos jugar en favor de nuestra salud y utilizar la dieta para protegernos y prevenir daños.
El cacahuate es uno de esos alimentos que las personas que viven con diabetes deberían de incluir en su dieta más frecuentemente. Y es que el cacahuate consumido en porciones moderadas de dos cucharadas de crema de cacahuate (versión sin azúcar) o 30g, o sea un puñito, de cacahuates tostados o frescos no muy ricos en sal, brinda muchos de los nutrimentos que ayudan a prevenir las consecuencias de la diabetes y a controlar el avance de la enfermedad, ayudando a mantener estables los niveles de glucosa en sangre y la liberación de insulina en un nivel bajo.
Los cacahuates son alimentos ricos en proteínas, sustancias importantísimas que favorecen la fabricación de inmunoglobulinas o defensas que nos protegen de las enfermedades infecciosas de todo tipo, que promueven la correcta cicatrización y resolución de infecciones locales y que nos ayudan a reconstruir y fabricar tejidos. Estas proteínas, que los cacahuates aportan en 7.3g por ración de tan sólo 30g, pueden ayudarnos a evitar los riesgos de gangrena asociados al pie diabético y otras complicaciones relacionadas con el combate de las infecciones y la reconstrucción de tejidos.
El cacahuate puede ayudar a prevenir calambres y contracturas musculares, frecuentes en las personas que viven con diabetes, pues es una excelente fuente de potasio, mineral fundamental en la regulación del proceso de contracción muscular. Cada porción de 2 cucharadas de crema de cacahuate aporta 200mg de este importante electrolito.
En los cacahuates recibimos no sólo ácidos grasos omega 3, de los que ayudan a limpiar las paredes de las arterias pues favorecen la fabricación del colesterol bueno o HDL, sino también concentraciones apreciables de arginina, un aminoácido especialmente concentrado en los cacahuates y que ayuda a relajar las arterias, pues es derivado del óxido nítrico, que también se utiliza como base para los medicamentos que ayudan a prevenir infartos y otras complicaciones cardiovasculares.
El cacahuate aporta 5 de las 7 vitaminas del complejo B en cantidades apreciables, superiores al 5% de la recomendación diaria de consumo. Estas vitaminas, entre otras cosas, ayudan a fortalecer y reparar las terminaciones nerviosas, ayudando a reparar la vaina de mielina que las recubre, y ayudando así a prevenir dolores como las neuropatías y sensaciones exacerbadas en las mismas terminaciones.

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann